Martes 27 de Septiembre del 2016 - Paraná

El gobierno insiste con derrotar al narcotráfico, pero vacía centro de prevención de adicciones

El Centro Preventivo Local de Adicciones está en riesgo de supervivencia por vaciamiento, recorte de personal y falta de infraestructura acorde para llevar a cabo sus tareas.

Escuchá/Descargá el reporte desde Radio Barriletes

Hasta el año pasado, el CePLA Paraná funcionaba de lunes a sábado; hoy, abre tres días a la semana con horarios y personal reducidos lo que dificulta sostener sus actividades.

Los centros preventivos locales son organismos que definen estrategias para un trabajo de prevención y contención en adicciones. Se ejecutan en el territorio a través de un Co-Gobierno entre el Estado Nacional y el Municipio local.

Inaugurado en 2014, CePLA Paraná empezó a funcionar en el Salón de Usos Múltiples del popular barrio Anacleto Medina. Mientras tanto, en 2015, se inició la construcción de lo que sería su edificio, en el Anacleto Medina Sur, el barrio de al lado, con financiamiento de la Sedronar (Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico)

La construcción de la obra, está paralizada desde diciembre y ya se despidió a 5 de 11 trabajadores.

Consultado sobre la posibilidad de que el Cepla deje de funcionar, Maximiliano Musto, ex-subdirector de la institución en Paraná, dijo a Radio Comunitaria Barriletes: “Están funcionando como pueden, o sea, tres veces a la semana, con horarios reducidos, porque imaginate, siendo tan poquitos se hace difícil llevar adelante una Política que implica (digamos) el CePLA”.

Con respecto a la posibilidad del cierre de la institución, Musto señaló: “esperamos que eso no ocurra, pero por un lado hay cosas que se contradicen porque tenemos al gobierno nacional que lanza una ley contra el narcotráfico para prevenir lo que tiene que ver tema drogas y, en la vida real, hay un dispositivo acá en Paraná como en otros puntos del país, que están siendo abandonados, desfinanciados”.

El CePLA sigue a la espera de respuestas oficiales sobre el futuro mientras que los jóvenes del barrio sufren la pérdida de este espacio que contribuyó a construir proyectos de vida y a reparar los derechos vulnerados.

Más Noticias