Martes 14 de Marzo del 2017 - Villa Carlos Paz

Dos años sin justicia por los crímenes de Andrea Castana y Hernán Sánchez

Los familiares señalan que no hay avances en la causa que investiga la desaparición y muerte de estas dos personas en el Cerro de la Cruz, cuyos cuerpos fueron encontrados con pocas horas de diferencia.

Escuchar/Descargar el reporte desde Villanos Radio, de Villa Carlos Paz

El viernes 13 de marzo de 2015 fueron hallados los cuerpos sin vida del fotógrafo Hernán Sánchez, de 32 años y Andrea Castana, de 35. Fueron encontrados con pocas horas de diferencia y en sectores distintos del Cerro de la Cruz, en Villa Carlos Paz (Córdoba).

Los familiares de las víctimas, Nadia Corzo y Jesús Sánchez, dijeron a Radio Villanos que la causa está frenada y no ha tenido avances.

Hernán era buscado por su familia desde el 19 de diciembre de 2014 y fue encontrado de casualidad durante la búsqueda de Andrea Castana, que desapareció del Cerro de la Cruz, el 11 de marzo a la siesta. Desde el comienzo, las investigaciones estuvieron plagadas de irregularidades. Esto determinó el desplazamiento del fiscal Ricardo Mazzuchi. Actualmente, la causa está a cargo de la fiscal general adjunta, Alejandra Hillman.

Carlos Nayi, el abogado de ambas familias, señaló que “la justicia criminal de Córdoba no ha señalado como prioridad estos dos casos.”

En el caso de Andrea se cotejaron 15 ADN, sin resultados positivos y toma fuerza la hipótesis de un crimen por encargo. Macarena López Salvans, amiga de Andrea también denunció que “no se está investigando.”

La muerte de Hernán no está calificada como homicidio, a pesar de la evidencia de un ataque y una herida cortante. Desde que fue encontrado, sus familiares concentraron el 13 de cada mes para reclamar justicia. De las cinco mil personas que se movilizaron en 2015 exigiendo el esclarecimiento de estos crímenes, hoy sólo queda un puñado de vecinos, familiares y amigos que siguen acompañando el pedido de justicia en las calles.

Su papá, Jesús Sánchez, cree que al fotógrafo lo mandaron a matar por una foto. Él explicó que en enero decidieron no marchar más porque “es muy duro pararse en una esquina a mendigar justicia, y ver que somos cada vez menos y la gente pasa indiferente.”

 

Más Noticias