Lunes 09 de Enero del 2017 - Pergamino

Bajó el agua del arroyo y subió la presión social para que el Municipio gestione obras

Los vecinos están movilizados bajo el lema “Basta de Promesas, queremos la represa”, en referencia a la construcción de un dique al norte de la ciudad bonaerense, que debería ir acompañado de dos embalses secos en el nacimiento de la cuenca en Colón. VIDEO

El 5 de enero, cientos de pergaminenses se congregaron en las puertas del Municipio acompañando la presentación de la Comisión de Seguimiento de Obras Pluviales de Pergarmino (CoSOPPer) reclamando por las obras planificadas hace varios años y que no se han ejecutado, para mitigar los efectos del desborde del Arroyo Pergamino.

Los integrantes de la CoSOPPer entregaron el petitorio al intendente Javier Martínez quien estaba junto a funcionarios de su gabinete entre los que se encontraba el secretario de gobierno Carlos Pérez los concejales Lucio Tezon y Edo Pascot, también estuvo presente en la reunión el Senador Marcelo Pacifico. En la reunión se le explicó punto por punto al intendente el pedido avalado por la asamblea realizada el día previo en el Polideportivo de la Comisión de fomento de Desiderio de la Fuente en la que participaron más de 400 vecinos y por unanimidad se le otorgo ese mandato a la comisión.

El jefe comunal expresó que al día siguiente (viernes) los recibiría el Ministro del Interior Rogelio Frigerio para ponerse al tanto de la situación de Pergamino y que en dicha reunión le plantearían al funcionario nacional la necesidad de realización de la obra reclamada por los vecinos, que se calcula en 1600 millones de pesos contemplando una represa en el arroyo y demás obras complementarias. También se comprometió a pedir a la provincia y a nación que realice el llamado a licitación para dicha obra en un plazo no mayor a 90 días, realizar las acciones necesarias para implementar un sistema de alerta temprana para advertir a la población sobre posibles futuras inundaciones y mejorar el plan de contingencia para casos de inundación como el de la diciembre de 2016.

Mientras se desarrollaba la reunión una multitud de más de 500 personas que marcharon por la peatonal San Nicolás acompañando a la CoSOPPer esperaba en la Plaza Merced a que los representantes de dicha entidad salieran con la respuesta del intendente.

Reunión con Frigerio

El viernes se concretó en la Casa Rosada la reunión entre Martínez y Frigerio. El ministro le manifestó al intendente que este año será difícil que se pueda licitar la obra porque el presupuesto ya está muy ajustado y que se podrán ir realizando obras paliativas y complementarias.

No existió aún comunicado oficial sobre la reunión pero trascendieron esos datos atraves de medios provinciales. El Intendente Javier Martínez eligió comunicar parte de lo charlado en la reunión desde su cuenta oficial de Facebook:
“Ayer, junto a un equipo de funcionarios, fuimos recibidos por el Ministro del Interior Rogelio Frigerio. Durante la reunión, el ministro tomó conocimiento de los pormenores del proyecto del “dique seco” que fue elevado por la Provincia de Buenos Aires en el 2008.
Aparte del proyecto central (Represa), conversamos sobre las obras complementarias; bombas aliviadoras, obras pluviales y el sistema de Alerta Temprana.
El proyecto estará siendo evaluado por las areas pertinentes y en los próximos días, un equipo visitará Pergamino con el objetivo de recaudar datos para un eventual estudio de actualización, dado que ya transcurrieron 9 años desde el ultimo informe.
Sobre el Sistema de Alerta Temprana, personal técnico del Instituto Nacional del Agua ya mantuvo reuniones con personal de la municipalidad. El objetivo es que se inicie en los próximos días el estudio de la instalación de sensores, pluviómetros y caudalímetros que serán fuente de datos para el sistema.
En el presupuesto de la Provincia de Buenos Aires para los años 2017 y 2018 ya están incluidos cerca de 220 millones para obras hidráulicas complementarias como desagües, canales aliviadores y estaciones de bombeo”.

La reciente inundación

Entre la madrugada del 25 y el 26 de diciembre fuertes lluvias se registraron en el nacimiento de la cuenca del Río Arrecifes, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires. Si bien las lluvias más fuertes se registraron en el partido de Colón con puntos de hasta 300mm, el escurrimiento provocó el desborde de todos los arroyos y ríos de la cuenca. La magnitud del hecho había sido prevista por distintos organismos públicos, que alertaron a las autoridades de los municipios de Salto, Arrecifes y Pergamino para que puedan organizar evacuaciones en seco, o alertar a las familias. Salto, que posee barrios en zonas muy bajas y que en 2015 habían quedado bajo el agua, pudo alertar a los vecinos, que el mismo 24 pudieron poner a salvo sus bienes y en algunos casos acudir a centros de evacuación. No fue el caso de Pergamino, donde el gobierno de Cambiemos desoyó el alerta metereológico.

La cuenca del Arrecifes atraviesa la zona de producción agrícola de mayor rentabilidad, atravesando los partidos de Colón, Rojas, Salto, Arrecifes, Pergamino, Capitán Sarmiento y desemboca en San Pedro en el Río Paraná. El monocultivo de soja de los últimos, o su combinación con trigo y maíz han ocupado tierras de los valles e inundación de estos cursos de agua de llanura que anteriormente tenían pastizales naturales que absorvían agua y que ahora se vuelca directamente en ríos y arroyos. Además la falta de ordenamiento territorial, la habilitación de construcciones en zonas inundables y la falta de obras agravan la situación.

El lema “Basta de Promesas, queremos la represa” hace referencia a la construcción de un dique al norte de la ciudad de Pergamino, que debería ir acompañado de dos embalses secos en el nacimiento de la cuenca en Colón. La mayor velocidad en el escurrimiento de las aguas de los campos facilitado por la canalización, la menor absorción del suelo por el uso que ha hecho la agricultura en los últimos 20 años, la construcción de barrios en los valles inundables y la desidia de los gobiernos locales y municipales genera un cúmulo de causas en la que los vecinos de los barrios más humildes, generalmente ubicados en estas zonas, pagan las consecuencias.

La respuesta de la organización popular en Pergamino no se hizo esperar, a pesar del fuerte operativo de militarización de la ciudad que se vio durante los días que duro la inundación, con asambleas en los barrios y el pedido de explicaciones al intendente municipal.

Ver Video

Más Noticias