Jueves 29 de Abril del 2021 - Bariloche

Se suspendieron las clases presenciales y se limitó la circulación por aumento de contagios

“Gran parte del crecimiento responde a vínculos epidemiológicos que se encuentran en ámbitos informales”, manifestó la mandataria rionegrina Arabella Carreras, argumentando su decisión de “hacer una fuerte restricción horaria en la circulación” para intentar disminuir la cantidad de casos diarios de Covid-19.

La gobernadora de Río Negro, Arabella Carreras, suspendió las clases presenciales en las escuelas y restringió la circulación de personas en San Carlos de Bariloche debido al avance sostenido de casos de coronavirus en las últimas semanas y a la saturación del sistema sanitario local, que no tiene camas críticas disponibles.

Las medidas regirán hasta el 13 de mayo próximo y habilita la circulación de personas entre las 7 y las 20 horas, excepto los trabajadores y trabajadoras considerados esenciales.

Además, quedan prohibidas las reuniones sociales, los comercios abrirán de 10 a 19, se suspenden los eventos deportivos, religiosos y culturales, incluso al aire libre, y los gimnasios permanecerán cerrados.

Gran parte del crecimiento responde a vínculos epidemiológicos que se encuentran en ámbitos informales”, manifestó la mandataria rionegrina argumentando su decisión de “hacer una fuerte restricción horaria en la circulación”.

En cuanto a la actividad escolar, aseguró que “la educación presencial es fundamental. Sin embargo, en este momento de extrema delicadeza en materia epidemiológica que vive San Carlos de Bariloche necesitamos que se disminuya la circulación de personas”.

Es por esto que se restringen todas las actividades, incluida la actividad de la escolaridad presencial”, remarcó.

Mientras tanto, la ministra de Educación y Derechos Humanos de la provincia, Mercedes Jara Tracchia, ratificó que a pesar de la suspensión por 15 días de las clases presenciales, “las escuelas de Bariloche van a seguir abiertas para que el personal directivo organice la continuidad pedagógica de los estudiantes”.

“Las clases presenciales se suspenden en Bariloche no porque la escuela sea el lugar de contagio, sino por toda la circulación que se da a su alrededor. Entre todos los niveles, la ciudad tiene una población estudiantil de unos 34.000 estudiantes, a la que hay que sumarle 4.500 docentes y el Personal del Servicio de Apoyo; unas 40.000 personas del ámbito escolar más padres, tutores o familias que acompañan a las y los estudiantes. Si bien registramos baja incidencia de contagios de COVID-19 dentro de los edificios escolares, era necesario restringir el movimiento que se genera para evitar la circulación comunitaria del virus”, explicó.

Más Noticias