Lunes 30 de Marzo del 2020 - Santa Fe

Pandemia y lugares de encierro: reclamo por mujeres privadas de su libertad en Rosario

En este contexto de avance de la pandemia, distintas organizaciones sociales reclaman que se deben tomar medidas para atender, cuidar y proteger a las personas que están en situación de encierro.

Escuchar/Descargar el reporte de Andrés Nuñez, desde Aire Libre Radio Comunitaria

El pasado 23 y 24 de marzo personas alojadas en las cárceles de Las Flores y Coronda, provincia de Santa Fe, reclamaban que se tomen medidas para cuidar a todas las personas en situación de encierro ante el avance del Covid-19. Estos hechos terminaron con la vida de cinco personas.

Diferentes organizaciones sociales ya habían expresado su preocupación por la situación de las unidades penitenciarias en este contexto. Además, criticaron el rol de los medios de comunicación en los hechos del 23 y 24 de marzo, que difundieron imágenes violentas de esa situación de reclamo en lugar de centrarse en lo que pedían .

A partir de las medidas asignadas desde los distintos niveles del Estado para afrontar la pandemia del coronavirus, se vieron afectadas diversas actividades que cambiaron las condiciones de vida al interior de las cárceles. Graciela Rojas, de la organización Mujeres tras las rejas, expresó: «La pandemia produce efectos secundarios y primarios en la rutina carcelaria. Primero, se restringen las vinculaciones parentales. Segundo, afecta la salud: muchos de los tratamientos se suspenden, muchas de las asistencias médicas quedan sin efecto, se suspendieron también todas las actividades relacionadas con los talleres, aprendizajes, la escuela. Eso vulnera los derechos más profundos. Algunos dicen ‘afuera no hay clases’, pero ‘afuera’ hay otros recursos».

Además, describió la situación de las mujeres en la Unidad Penitenciaria N°5 de Rosario: «Están viviendo mamás con niños y niñas. A esas mujeres, niños y niñas, les hace falta mayor atención y cuidado. Sabemos que hoy les habilitaron una hora de patio para esos niñitos que no tienen otro espacio para moverse que no sea la celda», lamentó Rojas.

Más Noticias