Jueves 26 de Agosto del 2021 - CABA

Larreta avanza con megaproyecto costero y las organizaciones alertan por el daño socioambiental

Inundaciones, olas de calor y cambios en los vientos son algunos de los efectos adversos que generaría seguir construyendo sobre humedales.

Escuchar/Descargar el reporte de Marcos Maldonado desde Radio Gráfica de la Ciudad de Buenos Aires.

María Eva Koutsovitis, ingeniera civil y coordinadora de la Cátedra Libre de Ingeniería Comunitaria (FIUBA), manifestó en Radio Gráfica las razones socioambientales para oponerse a que avance el megaemprendimiento edilicio de IRSA en los terrenos de la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors, sobre la Costanera Sur en la Ciudad de Buenos Aires.

El tratamiento del proyecto Costa Urbana había sido parcialmente frenado por una cautelar presentada por distintos espacios ambientales, sociales y políticos de la Ciudad. Pero el jueves 19, “cuando esta medida cayó, el oficialismo porteño lo sometió” y logró aprobarlo en la Legislatura Porteña, aunque esto sucedió “sin respetar las mayorías que la Constitución establece para este tipo de proyectos”.

Tras su aprobación en primera lectura, tal como pasó con Costanera Norte, corresponde que se realice una audiencia pública para debatirlo. La especialista consideró que esa sería una buena instancia para “preguntarle al conjunto de las porteñas y los porteñas cuál es el mejor destino para este predio: si es construir un nuevo Puerto Madero o transformarlo en una Reserva Ecológica”.

Estamos hablando de un predio privado que está en Costanera Sur, al lado del barrio popular Rodrigo Bueno, de aproximadamente 72 hectáreas, el más grande de la Ciudad. Además, es uno de los pocos humedales que le quedan a la Ciudad de Buenos Aires”, repuso Koutsovitis sobre las tierras en cuestión.

La ingeniera civil aseguró que “de avanzar este emprendimiento inmobiliario de construcción de torres de 145 metros de altura, no solo estaríamos destruyendo el humedal costero sino que estaríamos generando un conjunto de impactos ambientales irreversibles para la Ciudad de Buenos Aires y en particular para la Reserva Ecológica y el barrio Rodrigo Bueno”.

La modificación de la circulación de los vientos; la modificación del escurrimiento de las aguas, lo cual generaría más inundaciones; el impedimento de que los vientos y las brisas puedan ingresar desde el río hacia la Ciudad y de esa manera mitigar lo que se conoce como efecto de ‘isla de calor urbana‘” son algunas de las consecuencias que ocasionarían estas construcciones, según precisó.

En contraposición a la visión inmobiliaria, Koutsovitis reafirmó que “necesitamos recuperar el humedal y el borde costero para poder hacerle frente a las amenazas de origen natural que la Ciudad enfrenta, que son las inundaciones y las olas de calor”. Con ese objetivo es que junto a decenas de organizaciones presentaron un proyecto para “recuperar el predio y darle como destino una reserva ecológica. Le solicitamos a las legisladores y los legisladores que le den estado parlamentario para que este proyecto también pueda ser debatido en el recinto”.

Esta alternativa más amigable con el medio ambiente recibió un fuerte respaldo el domingo, día en que se realizó una masiva bicicletada por la Costanera Sur en defensa de los humedales y contra el proyecto edilicio.

La coordinadora de la Cátedra Libre de Ingeniería Comunitaria analizó que la prisa del Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta por concretar estos proyectos responde a “un modelo de planificación urbana que va a contramano de la emergencia climática y sanitaria”.

Escuchar la entrevista completa.

*Fuente: Marcos Maldonado (Radio Gráfica).

Más Noticias