Miercoles 23 de Septiembre del 2020 - Nacionales

Guzmán presentó el presupuesto en Diputados y dijo que un objetivo es “que haya oportunidades de trabajo”

El titular del Ministerio de Economía de la Nación brindó detalles del Presupuesto 2021 que apunta a cinco objetivos de desarrollo: inclusión, dinamismo productivo, estabilidad macro, federalismo y soberanía.

El ministro de Economía de la Nación Martín Guzmán presentó en Diputados el Proyecto de Ley de presupuesto para el 2021. Durante su exposición, el ministro apuntó que será un presupuesto de transición, financiado en un 60 por ciento por el Banco Central y que seguirá habiendo un rol activo del Estado para impulsar la economía.

El desafío del Gobierno es construir condiciones de estabilización para recuperar la economía con producción, empleo e inclusión social”, expresó Guzmán durante la presentación del Presupuesto 2021 en el marco de un plenario de la Cámara de Diputados.

También indicó que los objetivos de desarrollo a los que apunta el Gobierno son “tener una estructura productiva que satisfaga cinco condiciones”.

La primera, “es la de la inclusión, que haya oportunidades para todos y todas. Que haya oportunidades en todos los estadíos de crecimiento personal, que haya oportunidades de trabajo”.

La segunda es el dinamismo productivo”, señaló el economista y agregó: “Que nuestra estructura productiva sea capaz de generar valor, de agregar valor a lo que ya producimos y de producir nuevas cosas”.

La tercera condicion que repasó el titular de la cartera económica de la Nación es “la estabilidad macroeconómica”. “Una condición necesaria para poder alcanzar los otros objetivos y que no ha estado presente en buena parte de la historia argentina”.

La cuarta “es tener un esquema que garantice un desarrollo con equidad federal. El federalismo es absolutamente central”, resaltó.

En cuanto a la última condición se refirió al “respeto por la soberanía y tener en el campo económico la posibilidad de no estar limitados a la hora de tomar decisiones de una manera que inhiba poder establecer políticas para alcanzar los objetivos del desarrollo”.

La exposición fue realizada en el Salón de los Pasos Perdidos, que se adaptó con 17 ubicaciones para los principales referentes de los bloques y las autoridades del cuerpo, en tanto que el resto de los diputados intervinientes lo hicieron en forma remota.

Guzmán sostuvo que la situación en Argentina y en el mundo es complicada a causa de la pandemia del coronavirus e indicó que el Presupuesto presentado es “otro paso fundamental en el proceso de estabilizar a la economía argentina y devolverla a un sendero de crecimiento inclusivo y estable”.

Además, destacó que “no hay estabilización macroeconómica que sea posible si no hay una recuperación de la actividad económica. En un contexto de recesión como el que estamos viviendo esto requiere que el Estado juegue un rol activo, central en impulsar políticas en pos de la recuperación que generen más dinamismo en la demanda agregada y que le genere condiciones al sector privado de más confianza en que va a haber demanda por aquello que pueden producir”.

Es decir que hay que impulsar a la economía pero entendiendo que hay múltiples restricciones de financiamiento y que tenemos que encontrar un balance entre estos dos principios. El presupuesto que hemos preparado lo que hace es definir ese balance”, explicó Guzmán.

Según detalló el funcionario el presupuesto prevé “un déficit fiscal primario de 4,5% del Producto”. “Es un nivel que consideramos adecuado en el contexto de las restricciones que enfrentamos para apuntar a una recuperación sostenible de la actividad económica y del empleo para fortalecer la inversión pública en áreas que consideramos estratégicas y que es compatible con transitar hacia un sendero de estabilidad, en el cual el crecimiento se pueda sostener en el tiempo”.

Ese 4,5 por ciento – consideró Guzmán – “refleja lo que es la visión del Gobierno, no sólo en cuanto a la estabilización macroeconómica, sino en cuanto a apuntar a los cinco objetivos del desarrollo que definía previamente, de inclusión, dinamismo productivo, estabilidad macro, federalismo y soberanía”.

También dijo que habrá una redefinición de partidas “con el fin de que se empujen actividades que tienen un multiplicador en la actividad económica que es mayor”.

Este presupuesto se apunta a financiar con 40 por ciento de deuda pública y 60 por ciento de financiamiento por parte del Banco Central”, aseguró y aclaró: “¿Es el mix óptimo? No lo es. Pero es el mix que consideramos factible que el Estado puede lograr en el proceso de normalización del mercado de deuda pública que estamos siguiendo. Claramente lo óptimo sería depender menos del financiamiento monetario en estas condiciones pero lo que queremos hacer es un presupuesto sobre la base del realismo. Si luego la realidad resulta ser mejor, por supuesto que nos preservamos cierta flexibilidad”.

Además, el presupuesto de género y diversidad pasa de 713 millones en 2020 a 6.205 millones en 2021, un 770 por ciento de aumento, que contempla la inversión y gestión de cuatro ejes: el Programa Acompañar, el fortalecimiento de la Línea 144, Protección contra las víctimas de violencia por motivos de género, y Políticas culturales para la igualdad y género.

“Será la primera vez en la historia del país en la que el presupuesto tenga perspectiva de género. Contiene una metodología que permite visibilizar las acciones que realiza el Gobierno para ir cerrando las brechas de desigualdad en la dimensión genero”, concluyó.

Más Noticias