Sábado 06 de Abril del 2019 - monte chaqueño

Deforestaciones sin control en el monte chaqueño

“Cada 60 segundos en argentina se tala una hectárea de bosque para expandir el modelo de soja transgénica. En 70 años perdimos el 70 % de nuestros bosques. Si seguimos así en 30 años nos tendremos nada”.

Escuchar/Descargar el informe de Radio INCUPO para Expreso FARCO.

En el comienzo de este 2019, comunidades rurales, pueblos y ciudades de nuestro norte argentino sufrieron las consecuencias de fuertes inundaciones y tormentas. Entre ellas Salta, Santiago del Estero, Corrientes, Santa Fe y la provincia del Chaco, con miles de hectáreas bajo agua y cientos de familias evacuadas.

El grupo Somos Monte Chaco, formado por 20 organizaciones sociales, integradas por técnicos y pequeños productores advirtió que este descalabro climático está provocado por una causa humana: los desmontes ilegales en el gran chaco, que avanzan cada vez más sobre los últimos montes nativos de la región.

La ingeniera María Angélica Kess, integrante del grupo Somos Monte Chaco, señaló: “En realidad el desmonte en la provincia del Chaco es como una matriz cultural. Pero últimamente los impactos ambientales han dado por resultados que zonas que nunca antes se inundaban, los pobladores se encontraron inundados, entonces gente que por ahí veía los desmontes o sabía, pero no se involucraba en un cuestionamiento y no los denunciaba, se encontró con problemas de inundación, con problemas de falta de accesibilidad, con problemas de acceso a la salud, a las atenciones, a la comida y empezaron a preguntar formalmente que es lo que está pasando ahora».

Asimismo aseguró que «la respuesta se las fueron dando las mismas organizaciones locales, campesinos organizados, pequeños productores, el foro gualamba que está operando hace muchos años también, en relación a que desapareció la gigantesca esponja natural que nosotros tenemos en el ecosistema que es el monte nativo, que regula los clasicismos, regula la presencia y la calidad de los suelos, pero también regula el aprovisionamiento de un montón de bienes y servicios, y fundamentalmente aporta a preservarnos de las inclemencias climáticas que dado el cambio climático global nosotros estamos teniendo eventos cada vez más extremos, lluvias más intensas, más acotadas en el tiempo, con impacto de piedra o procesos de inundación más extendidos por exceso de precipitación, entonces todo eso hizo que muchos sectores de la sociedad que veía la defensa del monte nativo con algo de los sectores ecologistas o de los investigadores, pasaron a sentirlo como una cuestión muy personal muy propia que los empezó a afectar en el día a día, sus bienes personales y en su calidad de vida”.

Recordemos que hace poco más de 10 años fue aprobada La Ley 26.331, conocida como “Ley de bosques”, que tenía como fin regular la tala indiscriminada que, en los últimos 100 años, consumió el 80% de los bosques nativos de nuestro país.

A diez años de su sanción, la Red Agroforestal Chaco Argentino (REDAF), dio a conocer un informe donde indicó que: “la Ley es una herramienta importante de protección ambiental. Una de las más avanzadas en la protección de los recursos naturales. Pero su aplicación encuentra serias fallas en las provincias, y no logra frenar la degradación y tala indiscriminada de los bosques».

La REDAF explicó que los desmontes se realizan casi siempre para aumentar la siembra de cultivos de exportación, para cría intensiva de ganado y extracción de madera a gran escala.

En la provincia del Chaco, una de las zonas más comprometidas es la llamada reserva grande, unas 300 mil hectáreas en la zona del impenetrable, territorios que pertenecen por ley y por historia a las comunidades indígenas wichí, qom y mocoví, pero que hasta hoy no termina de definirse su regularización.

Rubén Lucas, dirigente Wichí de Nueva Pompeya, contó la situación que viven hoy “para empezar si vemos en la provincia en la zona reserva grande es la única parte en este momento, que están quedando la madera de algarrobo y quebracho. Por el momento lo que nosotros vemos el interés de la tala indiscriminada de los árboles, todas las noches, todas las tardes se ven salir camiones y camiones que no sabes de donde vienen, no hay control, no hay nadie”.

Antes que sea demasiado tarde, la sociedad debe tomar conciencia de este crimen ambiental que no tiene control y reclamar soluciones urgentes, a quien corresponda.

Escuchar/Descargar el Expreso FARCO.

Más Noticias