Miercoles 09 de Septiembre del 2020 - Buenos Aires

Comisión Provincial por la Memoria: “Es una extorsión de las fuerzas policiales”

Así se refirió Roberto Cipriano García, secretario Ejecutivo de la Comisión Provincial por la Memoria, sobre el levantamiento de efectivos de la Policía bonaerense que ya lleva tres días. Foto: Tiempo Argentino.

Escuchar/Descargar la entrevista a Roberto Cipirano García, secretario ejecutivo de la Comisión Provincial por la Memoria de la provincia de Buenos Aires.

El secretario Ejecutivo de la Comisión Provicial por la Memoria de la provincia de Buenos Aires Roberto Cipriano García aseguró que el levantamiento policial que lleva tres días en distintas dependencias es una extorsión.

La Comisión emitió un comunicado al respecto y advierten que se busca debilitar al gobierno y que se agrede la democracia y el orden institucional.

Vemos el tema con mucha preocupación porque, como decíamos en el comunicado público que sacamos, es una extorsión de las fuerzas policiales que no son trabajadores que están haciendo una protesta. Son agentes de policía armados con las armas que le da el Estado para garantizar la seguridad de la población”, manifestó para el Informativo FARCO.

En ese marco, destacó que el personal de las fuerzas policiales no entregó las armas antes de salir a manifestarse: “Insisto con las armas porque no es que entregaron las armas y salieron a manifestarse sin nada en la mano. Son cuerpos armados, cuerpos desprofesionalizados en una institución que no fue democratizada. Entonces, esto es extorsivo para el gobierno tratando de conseguir aumentos salariales que plantean y otra serie de reivindicaciones”.

Seguimos el tema con mucha preocupación. Esto da cuenta de la necesidad exclusivamente de reformar esta fuerza policial, la bonaerense, organizar el control civil de la fuerza”, agregó.

Por otro lado señaló que en estos nueve meses se profundizó la política de delegación de poder en la cúpula policial.

Se ha ido en el mismo sentido que en las gestiones anteriores que se ha profundizado esta delegación de poder en la cúpula policial. De hecho, uno de las pocos cimientos de la reforma de unidad que quedaban, que era la superintendencia en manos de civiles, se perdió también mediante algunas resoluciones. Todo eso pasó a control de la policía nuevamente. Volvimos a la época anterior a las reformas medianas”.

Consultado sobre qué implica tener que tratar esta manifestación como un hecho ilegal, como señalan en el texto difundido desde la organización, respondió: “Esto es una ilegalidad y el Estado tiene que tratar de la misma manera. Se tiene que tratar con la justicia, denunciar a los responsables. Con esto no digo que haya que hacer algo que agrave más la situación. Digo que lo que está pasando es una muestra que no hay una conducción de las fuerzas policiales y para conducir las fuerzas policiales en lo político están también las acciones del Estado y deberían encuadrar el accionar policial cuando es ilegal”.

Más Noticias