Lunes 10 de Enero del 2022 - Nacionales

Piovano: “Por cada caso conocido hay 10, por lo menos, que no se detectaron”

Así se refirió la infectóloga Gabriela Piovano en comunicación con Radio Kermés. La trabajadora del Hospital Muñiz de la Ciudad de Buenos Aires pidió que se cierren las fronteras para evitar el ingreso de nuevas variantes del virus y alentó a que la población profundice las medidas de cuidado e higiene.

Escuchar/Descargar el reporte de Radio Kermes desde Santa Rosa, La Pampa.

Ante el avance del rebrote de casos de coronavirus en el país, que este domingo contabilizó 73.319 positivos y 27 fallecimientos, la infectóloga y trabajadora del Hospital Muñiz de la Ciudad de Buenos Aires, Gabriela Piovano, propuso que se cierren las fronteras para que no ingresen nuevas variables de Covid-19 y reveló que “por cada caso conocido hay 10 por lo menos que no se detectaron”. 

En declaraciones a Radio Kermés, aseguró que “con esta ola la van a pasar peor los no vacunados” y que en este momento en el país predominan los casos diagnosticados con la variante Delta y Ómicron. “El hecho de hablar de circulación comunitaria quiere decir que en los casos detectados ya no hay nexo epidemiológico con viajeros. Está predominando la variable Delta, que es muy contagiosa y también de Ómicron, que es peor”, explicó. 

El reporte del Ministerio de Salud también informó que al día de hoy 625.378 son los casos activos en el país y que 1.901 se encuentran internados en unidades de terapia intensiva, con un 38.3% de ocupación para todas las patologías tanto en el sector público como privado.

Mientras tanto, se distribuyeron 79.520.334 dosis de vacunas contra el Covid-19, de las cuales 38.618.880 tiene una sola dosis; 33.461.789 completó el esquema de vacunación; 2.776.206 recibió la dosis adicional; y, 4.663.459 la de refuerzo.

Piovano además se refirió a las imágenes difundidas en portales de noticias y redes sociales donde se ve a algunas personas atacando al personal de salud que trabaja en los centros de testeos por las largas filas que se generaron en distintas ciudades a pesar que las postas sanitarias se encuentran con el mínimo de trabajadores porque la mayoría está aislado o cursando la enfermedad: “No podemos tener gente 24 horas desangrándose para decir a un pelotudo que tiene un poco de fiebre que tiene coronavirus. Lo que pasa es que el pelotudo medio fue, se contagió, ahora tiene miedo, quiere que lo atienden rápido, no se banca la cola, en esa cola se puede infectar si no estaba infectado. Todo eso se hubiese evitado si se comportaban como personas mayores que son, pero, lamentablemente, vivimos en un mundo donde el tipo que tiene 2 mangos se cree que es el dueño de todo”.

Escuchar/Descargar la entrevista completa:

Más Noticias