Martes 18 de Junio del 2019 - Villa Gesell

Villa Gesell: preocupación por la depredación de buques pesqueros cerca de la costa

Ambientalistas y pescadores artesanales denuncian que la pesca con redes de arrastre cerca de la costa provoca una grave destrucción ambiental y un perjuicio económico a quienes pescan para vivir.

Escuchar/Descargar el reporte de Radio del Bosque, desde Villa Gesell

Crece la alarma por la presencia de barcos pesqueros de mediana altura realizando operaciones con redes de arrastre muy cerca de la costa. Estos buques, provenientes de Mar del Plata, se amparan en un decreto del 2009, emitido por la Secretaría de Pesca de la Provincia, que autoriza la realización de esta práctica de pesca, desde abril a septiembre, dentro de las tres millas náuticas desde la costa.

Aunque los ampara la Ley, ambientalistas y pescadores artesanales de Villa Gesell iniciaron acciones para hacer visible y denunciar las gravísimas consecuencias que acarrea esta práctica de arrastre: depredación de la fauna marina y destrucción de los recursos naturales.

En diálogo con Radio Del Bosque, Alejandro Raymundo Herrera, referente de la Fundación Verdemar, manifestó su preocupación y la necesidad de revertir esta situación. “Desde nuestro punto de vista ambiental, son totalmente negativos los tipos de operaciones que se hacen, porque roturan el fondo marino, destruyen huevas, alevines y juveniles y es depredatoria la acción esa”. Además recordó que antes la Ley “prohibía este tipo de acercamiento a la costa, mantenía tres y cinco millas y con diversas resoluciones esto se fue corrigiendo, de manera tal que hoy es un libre albedrío con respecto al tipo de pesca”.

Además de las consecuencias medioambientales, también existe el perjuicio económico que le producen a quienes pescan para vivir. Así lo explicó el pescador artesanal Sergio Ríos: “A mi, como pescador artesanal, los buques me afectan porque me dejan sin el sustento que yo tengo para vivir. Se llevan todo, rompen toda la plataforma marina y yo no puedo trabajar. Ellos pasan arrastrando a la noche y yo por una semana o diez días no puedo trabajar porque no queda ni un pescado. Pasan los buques y después encontrás pescado muerto en la playa, del descarte. Encontrás delfines, lobos muertos”.

El pescador definió la situación como una “una destrucción total” y reconoció que “ellos tienen permiso de arrastrar dentro de las tres millas, de Mar Chiquita hasta el sur de Villa Gesell y después tienen que ir fuera de las tres millas. Pero de noche apagan las luces y se meten. Vos te vas a la madrugada a la playa y los ves, sentís el ruido de los motores. Y, tal vez, si prestás atención, sentís hasta lo que hablan”.

Más Noticias