Lunes 02 de Septiembre del 2019 - Unquillo

Una escuela especial de Unquillo lleva 15 años esperando que finalicen las obras de su nuevo edificio

Desde el municipio, la provincia y la nación se desligan responsabilidades y mientras tanto, la comunidad lleva 15 años esperando el edificio nuevo, pasaron cuatro meses desde la fecha prometida de entrega y una vecina permanece encadenada desde hace siete días.

Escuchar/Descargar el reporte de FM Nexo, desde Unquillo

La escuela especial Luis Morzone de la localidad de Unquillo, hace 15 años espera nuevo edificio. Actualmente funciona en un mobiliario prestado que no cuenta con las condiciones edilicias suficientes ni necesarias para quienes asisten y trabajan allí. Son alrededor de 75 niños, niñas y jóvenes con distintas discapacidades intelectuales y motrices quienes estudian en esa institución.

«La situación de la comunidad educativa ha cambiado mucho en estos 15 años. Se hace muy difícil sostener esta espera», relató Josías Acosta, integrante de la organización Propuesta Popular Unquillo, quienes desde hace unos meses vienen acompañando el reclamo de la comunidad educativa. «Esta historia comienza el año pasado cuando se hunde un pozo negro en el actual edificio. Los vecinos, organizaciones sociales y políticas nos sumamos a lo que la dirección, los docentes y algunos padres venían reclamando» agregó.

A comienzos de este año, el intendente de Hacemos por Córdoba, Jorge Fabrissin, en pleno proceso de campaña, se comprometió junto con el gobierno provincial a finalizar las obras abandonadas por la Nación para el mes de mayo.

Como era de esperarse, la promesa duró hasta poco después de resultar vencedores en las elecciones locales y provinciales. «Cuando se dieron los resultados de las elecciones, las obras continuaron durante algunos meses. Como la situación económica no ayuda se dejó de avanzar», explicó Acosta.

Esta semana, luego de difundirse un vídeo institucional de la Municipalidad de Unquillo donde se mostraba un supuesto avance de la obra, Patricia Vera, madre de un estudiante de la escuela se encadenó a la puerta del edificio sin terminar para que lo finalicen. El edificio está avanzado en un 90 por ciento, pero falta la instalación y habilitaciones de luz y gas, por lo que aún no pueden mudarse.

«Por ser una situación excepcional moviliza, se levanta en los medios y se recuperan los diálogos. Conscientes a lo que está pasando en el estado nacional, es bastante complejo de que la provincia o la municipalidad puedan hacerse cargo», indicó Josías.

«Son obras que se han hecho pero son como pequeños parches para calmar las aguas», contó sobre los vídeos publicados por el Estado municipal. Acosta aseguró que los permisos para luz y gas no son viables, por lo que las obras continuarían sin finalizarse.

Escuchar/Descargar la entrevista completa

Más Noticias