Domingo 20 de Octubre del 2019 - Rosario

Trabajo y feminismo popular en las calles

A una semana del Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Tranvestis, Trans y no Binaries, Radio Aire Libre visitó a un grupo de recicladoras en el barrio «La Cariñosa» para conocer el proyecto desde sus propias experiencias, sus miradas sobre el cuidado del planeta, el trabajo digno y el rol de la mujer cartonera.

Escuchar/Descargar el Expreso FARCO de Radio Aire Libre desde Rosario, Santa Fe.

“Hace un montón de tiempo venimos con el tema del cartón, una ya lo sabe porque nace, se cría así, pero es muy diferente enseñarle a la gente cómo se separa. El valor del cartón para nosotros es mucho, por más que te digan $4 no es nada. Para nosotras es un montón y te ayuda. Es llevar un plato de comida a la mesa”, cuenta Susana Arriola.

A esta práctica cotidiana, organizaciones de la sociedad civil junto al estado municipal, le dieron una vuelta de rosca. Luego de mucho tiempo de lucha, se logró en los primeros días de octubre destrabar un convenio entre la Federación Argentina de Cartoneros (FACCyR), el Grupo Obispo Angelelli y el Taller Ecologista con la Municipalidad de Rosario, para dar comienzo a una experiencia que tiene como ejes fundamentales la formalización del empleo, la perspectiva ambiental y el protagonismo de las mujeres.

“Hace dos años que salió un decreto que logramos que votara el Concejo en el marco de la legislación de ‘la empresa de la basura’ que se votó para una prueba piloto que tiene que ver con el programa de reciclado con inclusión social que es lo que venimos proponiendo como Federación hace rato”, comentaba una de las trabajadoras al recibir la noticia.

De esta forma, inicia una prueba piloto que si bien empieza con un limitado número de trabajadoras (generará quince puestos de trabajo), el proyecto ofrece una alternativa hacia el futuro.

“Mediante algunos datos reconocimos que más del 90% de lo que en Rosario se recicla, es gracias al trabajo de los cartoneros y cartoneras. Más o menos promedio de un kilo por día se entierra en los rellenos sanitarios. Ese kilo tranquilamente la mitad podría ser reciclada y compostada y eso no está sucediendo, sino que se entierra. Entonces, disminuir la cantidad de materiales que se entierran es bastante importante y dentro de eso, el trabajo de los cartoneros y cartoneras es imprescindible para que se pueda cumplir con ese objetivo”, comenta Estafanía Arriola una de las trabajadoras parte el proyecto.

Esta prueba piloto trata de una experimentación en un universo de ochenta manzanas de la zona norte de la ciudad. Allí cinco promotoras ambientales visitarán casa por casa para concientizar y generar prácticas en los domicilios para la separación de residuos que luego un grupo recogerá y llevará a una planta de acopio, clasificación y procesamiento del material a reciclar.

Las promotoras ambientales hace un tiempo recorren escuelas, centros comunitarios y espacios barriales para promover el reciclado y contar sus historias.

Muchas organizaciones de trabajadores y trabajadoras de la economía popular se nuclean en el MTE (Movimiento de Trabajadores Excluidos), movimiento que en Rosario generó un trabajo colectivo que propició una identidad muy fuerte en las trabajadoras que cumplen el rol fundamental del proyecto: concientizar a la ciudadanía sobre la importancia de cuidar el planeta y generar buenos hábitos de consumo y re utilización a través de los vínculos sociales del circuito de reciclaje, reivindicando la figura del trabajador /a del cartón.

“Apostamos al reconocimiento a las cartoneras y cartoneros. La realidad es que ellos son quienes saben qué es lo que se separa, qué no se separa, qué es lo que se recicla. Entonces no podemos estar pensando en una política ni en llegar a plantear en Rosario ‘basura cero’ sin ir de la mano de los cartoneras y cartoneros que son las que saben quiénes todos los días lo están haciendo”,

A su vez, las promotoras ambientales como protagonistas en llevar adelante el proyecto y ser nexo entre los vecinos y vecinas y los cartoneros, comentan sobre los prejuicios que hay sobre la actividad y sus trabajadores.

“Nosotros tenemos que hacer más que nada la concientización para la separación en origen, desde su casa, desde cada uno, para poder sacar menos basura a la calle y darle más material al recuperador. La gente se siente más segura cuando va una mujer y habla, yo no veo la diferencia esa pero el hombre está mal visto por la sociedad, no sé, por estar en un carro a mano o con un caballo, está mal visto. Nosotros queremos darle la idea de que eso no es así. Primero vamos nosotras, y después ya el compañeros se encargan de tener esa relación con el punto azul, como nosotros le decimos a donde nos dan el material, puede ser en casas de familias, negocios, instituciones; el vínculo pasa a ser del compañero”. Estefanía Arriola.

Por otro lado, explica los cambios positivos que se fueron dando al respecto.

“Hay mujeres que se suben al carro, hay mujeres que también pueden retirar en el punto azul, pero nosotros lo vimos como una mirada para encontrar el medio de la confianza hacia cartoneros porque todavía sigue la mirada discriminatoria. Ahora nuestros propios compañeros nos tratan como si fuéramos uno de ellos. Antes era mujeres por un lado, varones por otro. Ahora no, es todo un solo conjunto”, agrega Cintia Ordóñez .

Por último, las promotoras, además de trabajar la concientización con adultos, destacan que en los niños y niñas el cambio puede ser mucho mayor, cuando se les inculca la importancia del reciclaje desde temprana edad. “Mi hija tiene cuatro años y ella reutiliza lo que yo hago. Yo reciclo todo y mi hija me dice ‘no mami, eso te sirve, o con eso podemos hacer un muñeco, o sea que ella en un futuro el medio ambiente va a ser importante”, cuenta con esperanza Cintia.

Escuchar/descargar el Expreso FARCO completo

Más Noticias