Jueves 14 de Junio del 2018 - Nacionales

Sesión histórica en el Congreso: Principales exposiciones

El Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo llegó por primera vez a la Cámara de Diputados de la Nación. En medio de un extenso debate de más de 20 horas, los diputados y diputadas manifestaron sus posiciones a favor y en contra de la legalización del aborto.

Graciela Ocaña, diputada nacional por la provincia de Buenos Aires por Cambiemos, comenzó destacando que por primera vez en 35 años de democracia, el Congreso va a tratar la legalización del aborto.”Una lucha que un colectivo de mujeres comenzó hace muchos años (…) De mujeres que querían tener la posibilidad de vivir y no sufrir las consecuencias sobre su salud por decidir”, definió la legisladora.

La diputada aseguró que no se debate una cuestión de principios sino una cuestión de salud publica. “El Ministro de Salud vino al Congreso y dio cifras determinantes: en Argentina se realizan entre 350 y 400 abortos al año. De aprobarse la ley se va a permitir al Estado poder actuar en estos casos, ya sea para darle contención o brindar toda la información necesaria para que la mujer pueda decidir, y en caso de que quiera interrumpir su embarazo garantizarle la seguridad, no aislarla, ni dejarla en la clandestinidad“, detalló Ocaña y recordó que el aborto es una de las cinco causas de mortalidad materna en la Argentina.

Fernando Iglesias, diputado por la ciudad de Buenos Aires por Cambiemos, utilizó estadísticas de otros países para sostener que “si estamos en contra del aborto, hay que despenalizarlo”.

Quiero que voten de acuerdo a sus convicciones que demuestran en la practica de todos los días”, interpeló el legislador que apoyó la iniciativa de Interrupción Voluntaria del Embarazo. “La misma ley Argentina dice que el aborto no es un asesinato, y que un embrión no es un bebé”, sostuvo.

“De qué pluralismo, de qué libertades individuales, de qué república y de qué liberalismo podemos hablar si una parte impone su criterio a la otra, si obligamos a una mujer embarazada que no quiere continuar con su embarazo a elegir entre un embarazo forzado y la cárcel”, preguntó.

Iglesias cerró dirigiéndose a los diputados de su bloque: “Somos Cambiemos. Vinimos a cambiar el país, no ha conservar el status quo hecho de abuso, de discriminación sexista, social y de desigualdad”. Con un mapa en la mano, el diputado pro les preguntó si querían parecerse a los países de Europa, Norteamérica y Asia donde el aborto es legal o Latinoamérica y África donde es ilegal.

Gabriela Estévez, diputada nacional por Córdoba por el FPV, sostuvo: “Ojalá hoy todos los que estamos aqui podamos salir a mirar a todas esas hermanas feministas que han conformado una marea verde y decirles que nos hemos sacados un tutelaje de encima”.

Hoy estamos discutiendo un derecho que desde hace muchos años venimos luchando las mujeres, el derecho a la autonomía, el derecho a la decisión sobre nuestros propios cuerpos“, continuó la legisladora peronista. Para Estévez “se trata de estar del lado del derecho de la mujer o ser antiderecho, porque cuando uno se posiciona desde el lado de la clandestinidad y de negarle a la mujer la posibilidad de decidir y planificar su vida, está negándole un derecho”.

Mayra Mendoza, diputada del FPV por Buenos Aires expresó que “estamos tratando un tema de salud publica que no puede ser abordado con anteojeras morales, éticas, ideológicas y muchos menos religiosas. Somos diputados que tenemos la obligación de legislar para un Estado laico, garantizando derechos”.

Silvia Horne, legisladora por la provincia de Río Negro por el bloque Peronismo Para la Victoria, manifestó que es un día especial porque “una marea verde lo inunda todo, con la decisión de llevarse a su casa la ley esta madrugada”, e interpeló a sus pares: “Todos deberían intentar llegar al corazón de la multitud”. “Ha llegado la hora, el momento es ahora no se escapen de la historia”, lanzó.

Por su parte, la diputada por Santa Fe, Lucila De Ponti, del mismo bloque, dijo que “venimos a este recinto a cobrarnos una deuda”, y nombró los casos Ana María Acevedo, Belén, María Campos, Malena, muertas o condenadas a prisión por abortos clandestinos y a Dora Coledesky y Cecilia Lipszyc, pioneras de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito “a quiénes se les fue la vida para que hoy en el recinto se discuta este proyecto”.

“La deuda de un Estado ausente e hipocrita que eligio siempre mirar para otro lado, que eligió no hacerse cargo y que eso nos costo 3.030 vidas desde el regreso de la democracia, que fueron muertes evitables de mujeres a las que se les impidió accerder al aborto legal, seguro y gratuito. Y los que se oponen a esta ley, dicen que están a favor de la vida”, señaló la legisladora del Movimiento Evita.

Victoria Donda, diputada por la Ciudad de Buenos Aires por Libres del Sur, festejó que el proyecto llegue al recinto por la fuerza de las mujeres y el movimiento feminista que le dijo a los Diputados que tenían que tratarlo.
Aunque las mujeres tengan plata para pagarlo, el aborto es clandestino. La clandestinidad mata. Quiénes voten que no, votan por un sistema de clandestinidad, no están votando por las dos vidas”, sostuvo. Donda pidió a los diputados que no mientan: “No defienden las dos vidas, defienden el status quo, penalizan a la mujer por ejercer su libertad”.

El Diputado Felipe Solá, del Frente Renovador, advirtió que “una mujer que decide interrumpir su embarazo en Argentina está en la clandestinidad, está al borde de la delincuencia e inmediatamante siente la discriminación”. Esto se agrava si la mujer es pobre, opinó el diputado.

“Venimos a poner orden donde hay desorden a raíz de la legislación que tenemos. Desorden es cuando hay injusticia. Vamos a ordenar para que haya justicia y dignidad”, apuntó el massista, y concluyó: “Esta no es una ley del aborto, es sobre el aborto. Sobre cómo debe hacerse. No se trata de si está bien o si está mal. Es una ley que pretende hacer justicia”.

En construcción…

Más Noticias