Martes 22 de Noviembre del 2016 - Goya

Se suspendió la audiencia en el comienzo del juicio por la muerte de un niño por agrotóxicos

Se juzga el caso de Nicolás Arévalo, un niño que murió hace cinco años por contacto con un fuerte insecticida de uso agropecuario y las severas lesiones que sufrió su prima, Celeste Estévez.

Escuchá/Descargá el reporte de FM La Chicharra, de Goya

Una hora y media después de la hora pautada para el inicio del juicio, autoridades del Tribunal Penal II de Goya (Corrientes) anunciaron la suspensión de la audiencia al dar lugar a un pedido de la defensa del acusado, Roberto Prieto. El argumento es que, en 2011, la autopsia realizada al niño no se hizo de la manera que correspondía, con los dos peritos de parte.

“Hay un planteo de nulidad de la autopsia de Nicolás Arévalo, que se realizó el 5 de abril de 2011, se refiere a que ellos (la defensa) no estuvieron presentes al momento que se realizó la autopsia del menor”, explicó el abogado Fabián Segovia, miembro de la Red Infancia Robada.

Miguel Escobar, padrastro de Celeste Estévez dijo: “son cosas que pasan en los juicios, te quieren poner trabas, siempre los que tienen plata quieren salir ganando”.

El 30 de marzo de 2011 en Puerto Viejo, paraje rural de Lavalle (Corrientes), provincia de Corrientes, Nicolás -de 4 años- fue a hacer los mandados con su primita Celeste -de 5-. El niño se resbaló en un charco de barro sobre el camino principal, en donde el productor hortícola tomatero Ricardo Prieto había arrojado endosulfan, un fuerte insecticida de uso agrícola para el control de insectos. El contacto con este agrotóxico mató a Nicolás y a Celeste le produjo una hepatitis crónica.

Más Noticias