Lunes 17 de Junio del 2019 - Godoy Cruz

Mujeres en tiempos de crisis: resistencia y defensa de derechos

En este Expreso FARCO, Radio Comunitaria Cuyum, acerca las voces de las mujeres que enfrentan la crisis social y económica que esta sucediendo en nuestro país.

Escuchar/descargar el informe de Radio Cuyum para el Expreso FARCO

En medio de una crisis social y económica como la que esta viviendo nuestro país, dónde la desocupación avanza, los precios que suben, los comedores vuelven a abrir sus puertas en los barrios y el sueldo no alcanza, las mujeres vuelven a ser protagonistas en la lucha de los derechos.

En este Expreso FARCO, Radio Comunitaria Cuyum, acerca las voces de las mujeres protagonistas.

Una vecina jubilada de 74 años de Godoy Cruz contó sobre las necesidades en una situación como la que se está viviendo donde la pobreza se feminiza y no se consiguen cuestiones básicas como la garrafa social: “A los 74 años andar lamiendo botas me parece que queda medio un poco violento porque ya mas no le pueden hacer a los jubilados, si soy jubilada y no tengo el gas y no tengo posibilidades que les cuesta porque por un metro no me la dan, dicen que es porque es una nueva ley, que más leyes nos van a cargar en contra, porque no se la agarran con los demás porque se la agarran con los más humildes”.

Paula Simón y Laura González Kaluza, integrantes de Electricistas Feministas Mendoza, detallaron en Radio Cuyum su experiencia como mujeres en la electricidad, uno de los trabajos que culturalmente se han considerado destinados para hombres.

“Somos electricistas, no hace mucho que nos lanzamos así a hacer trabajos de gente que nos llamará y tuvieran que hacer algún trabajito de electricidad. Empezamos primero en nuestras casas y en casa de gente amiga, de familiares, y hace un par de meses dijimos “y por qué no, por qué no largarnos” y bueno, hicimos un flyer y lo largamos en las redes sociales, y la verdad que tuvo bastante eco, explotó, nos empezaron a llamar un montón de gente sobre todo mujeres”, explicó Paula Simón y agregó: “Nos llamaban mujeres y creo que una de las cosas que nos juega a favor es esa confianza de que venga a hacer el trabajo una mujer, que entre a tu casa una mujer y no un varón. Así que creo que nos hemos sentido acompañada en ese sentido y las mujeres se han copado con esta propuesta”.

Conocidas por el buen trabajo y por la confianza que generan en sus clientes, no han quedado afuera de la vivencias de casos de discriminación: “Pasó algo puntual, en un edificio estábamos arreglando un térmica general de un departamento, o sea teníamos que estar trabajando en el tablero principal del edificio, y vino el encargado y nos dice ‘que están haciendo’ y nosotras respondimos cambiando la térmica porque nos llamaron por un arreglo de electricidad, y nos dice ‘pero eso lo tiene que hacer un electricista, puede explotar toda la caja que esto, que el otro‘”, y explicaron que al decirle que eran electricistas “Al final medio como que bajo la cabeza, como que se fue como que entendió que lo que estaba haciendo era un acto de discriminación totalmente y que nosotras no nos íbamos a quedar calladas”.

Pupi Palero, Secretaria General del Sindicato de Amas de Casa, señaló la preocupación que genera la derogación de la moratoria que permite la jubilación de las trabajadoras que cocinaron, lavaron, plancharon y criaron hijos, entre otras tareas durante toda su vida, y también cómo este derecho a un sueldo de jubilación ha ayudado a tantas mujeres.

Palero detalló: “Fueron 3 millones de personas a nivel país, de las cuales 80% fueron mujeres, estamos de 2,5 millones de mujeres aproximadamente, que pudieron jubilarse. La dignidad de esa mujer, de reconocerse trabajadora, la dignidad de reconocerse reconocida por un Estado que reparo derechos en ese momento justamente, imagina, yo creo que todos, todes y todas tenemos alguna madre, alguna abuela, alguna tía, alguna vecina que pudo acceder a esta jubilación, imagínate la vida hoy actualmente de esa persona si no tuviera ese haber jubilatorio“, y aseguró: “No es simplemente felicidad por el cobro, por tener unos pesitos, es la dignidad de la mujer que dedicó su vida por cuidar a los demás”.    

Yésica, una mujer madre soltera que cobra la Asignación Universal por Hijo, puso un merendero para que los niños y niñas de su barrio tengan donde comer: “Me gustaría que fueran a ver y que se fijarán en el estado que está cada criaturita. Es muy triste para una mamá, para un papá, para una persona que realmente ama a los niños”.

“Hay criaturas de un año que la lleva la hermanita a tomar la leche. No vamos a decir algo que no es, no tenemos ayuda de nadie, lo hacemos nosotros cuando cobramos la asignación, esa que dicen que malgastamos, no, cobramos cobra mi hermana y compramos leche, chocolate todo lo que más se pueda, cobro yo y hago lo mismo y así sucesivamente vamos haciendo con tal de ayudar a los chicos que viven en frente que vos los ves con tantas necesidades a la vuelta de la casa”, explicó Yésica.

Escuchar/Descargar el Expreso FARCO

Más Noticias