Miercoles 21 de Agosto del 2019 - Mendoza

Mendoza: se reanuda el juicio por los abusos a niños sordos en instituto católico Antonio Próvolo

En el proceso son juzgados por delitos sexuales los sacerdotes del Instituto Próvolo de Mendoza Horacio Corbacho, Nicola Corradi y al jardinero Armando Gómez.

Escuchar/Descargar el reporte de Radio Cuyum, desde Mendoza

Se reanuda hoy, luego de un cuarto intermedio, el juicio por el caso Próvolo en Mendoza. La jornada comenzó a las 8:30 con el testimonio de los peritos, para luego dar lugar al de los cientos de testigos citados en la causa que juzga por delitos sexuales a los sacerdotes Horacio Corbacho, Nicola Corradi y al jardinero Armando Gómez.

En diálogo con Radio Cuyum, Érica, familiar y miembro del Colectivo por la Restitución de los Derechos de las Víctimas del Instituto Próvolo, expresó que «llegar al juicio es para todos los familiares y organizaciones que integramos el colectivo de sobrevivientes, una instancia sumamente importante». «Estamos hablando de acusados con causas en otros países y lugares, y después de dos años y medios de lucha esperamos una condena firme a nivel jurídico, acompañada también con la condena social  para que nunca más vuelva a ocurrir» agregó.

El juicio empezó a principios de agosto y se ha dilatado por planteos de la defensa, uno de los cuales exigía que las víctimas declararan nuevamente frente a los jueces, pero fue rechazado debido a que se respetaría la declaración de las cámaras gesell para evitar la revictimización. 

«Estamos convencidas de que nuestros familiares dicen la verdad y de que este juicio va a encontrar justicia con condena firme» reafirmó Erica. «Fue muy duro romper el silencio de años» señaló la mujer y destacó el rol del Colectivo por la Restitución de Derechos a los y las Sobrevivientes del Próvolo: «no en todos los casos hemos recibido la ayuda de atención psicológica ante la vulneración de derechos imperial que fue esto. No les enseñaban lenguaje de señas, no estaban escolarizados, no había talleres de oficio, no existía contención psicológica, sino que había practicas de vulneración y de abuso. Estos dos años hemos intentado generar redes de contención que nos permitan reconstruir los lazos de confianza».

Este proceso implica otras causas en las que están acusados más miembros del Próvolo, quiénes también deben ser elevados a juicio , como el caso de la monja Kosaka Kumiko quien fue liberada bajo fianza en abril de este año.

Erica añadió que «los grandes desafíos por fuera de la condena judicial son la enseñanza de lenguas de señas en las escuelas, que haya intérpretes en todas las esferas del Estado, con una sociedad más inclusiva».  

Escuchar/Descargar la entrevista completa

Más Noticias