Jueves 13 de Junio del 2019 - CABA

Larreta inauguró un McDonald's en la Villa 31 mientras ajusta en las escuelas de la ciudad

La inauguración del local de comida rápida generó repudio por la situación deficitaria que atraviesan los comedores de las escuelas de la ciudad, donde el gobierno ajusta la cantidad de raciones.

Escuchar/Descargar el reporte de William Salazar, desde FM Bajo Flores

Este pasado 10 de junio, el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, anunció en sus redes sociales la construcción de un nuevo local de McDonald’s en la Villa 31 del barrio de Retiro, calificando este hecho como un logro de inclusión y trabajo para los barrios populares.

Frente a la inauguración de un local de comidas rápidas, que difícilmente pueda calificarse como un lugar de comida saludable para los chicos y chicas de los barrios, se encuentra la deficitaria situación de la alimentación en las escuelas de la ciudad.

En diálogo con FM Bajo Flores, Guillermo Parodi, Secretario Adjunto de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), planteó dos cuestiones: primero, que para anotarse en el comedor la familia tiene que inscribirse por Internet y después ir a la comuna, cuando antes este trámite se hacía directamente en las escuelas, y segundo, la calidad y cantidad de los alimentos que destina el gobierno de la ciudad de buenos aires a las escuelas.

«La calidad de la alimentación sigue siendo baja y no se manda la cantidad de comida de acuerdo a la cantidad de estudiantes, sino que el Ministerio de Educación hace un promedio de ausentismo de los estudiantes. Es decir, suponiendo que una escuela tiene 100 alumnos, dice que en promedio faltan 20 chicos, entonces manda 80 raciones, pero el problema es que hay días que van 95 chicos entonces esos días nos faltan raciones«, detalló.

Además comentó que desde el gremio están impulsando un proyecto de ley, junto con la legisladora Lorena Pokoik (Unidad Ciudadana) para la universalización del comedor escolar: «Que no haya que hacer un trámite, que el comedor escolar sea un derecho también, como el derecho a la educación, para todos los chicos y chicas, de las escuelas de la ciudad de Buenos Aires».

Otro de los reclamos es que el local de comidas rápidas se presenta como una oportunidad laboral y de inclusión para jóvenes que tienen que estudiar y trabajar por un salario mínimo al mismo tiempo. 

«Están buscando que las autoridades escolares o las maestras tengan que decidir que hay chicos que no van a comer. La verdad que no vamos a hacer eso, porque estamos buscando la manera que a ningún chico le falte un plato de comida» expresó Parodi en referencia al ajuste en comedores escolares.

Además hizo referencia a la política de ajuste del gobierno de la Ciudad, que por el contrario, «privilegia a las grandes obras faraónicas en la ciudad». Y dijo que este ajuste se da en un marco de «una situación económica en la que más chicos llegan con hambre a las escuelas, y cada es mas necesario un plato de comida en cada una de las escuelas».

Por ese motivo, el sindicato UTE junto con otras organizaciones se movilizaron ayer para pedir la emergencia alimentaria en las escuelas de la ciudad de Buenos Aires.

Más Noticias