Lunes 29 de Abril del 2019 - La Rioja

La Rioja: Se celebró la beatificación de los cuatro mártires riojanos

Este sábado se realizó en la capital de La Rioja la ceremonia de beatificación de Monseñor Enrique Angelelli, Wenceslao Pedernera, Gabriel Longueville y Carlos Muria, asesinados por el terrorismo de Estado en la década del 70.

Escuchar/Descargar el reporte de Ana Martínez, de El Tala Comunicación Popular

Este sábado en un clima de emoción y festividad se celebró al pie del Cerro del Velazco, la beatificación de los mártires y siervos de Dios, Monseñor Enrique Angelelli, Wenceslao Pedernera, Gabrielle Longueville y Carlos de Dios Muria.

La celebración fue presidida por el enviado y representante Papal, Angelo Becciu, quien luego de leer la carta en latín escrita por el Papa Francisco, procedió a declarar beatos a los cuatro mártires riojanos.

Con una visión política que no pasó inadvertida, el enviado Papal expresó: “Los cuatro mártires fueron asesinados durante un proceso dictatorial en Argentina. Durante ese proceso, practicar la justicia social y la promoción de la dignidad de la persona era visto como algo sospechoso”. Y continuó: “Angelelli siempre se mantuvo comprometido, en búsqueda de soluciones para los problemas sociales. La clave de su servicio pastoral reside en la acción social al servicio de los más necesitados y explotados. Así como también, valorar la piedad popular como un antídoto contra la opresión”.

En la celebración también estuvo presente el ex sacerdote Arturo Pinto, quien acompañaba a Monseñor Angelelli en su último viaje desde Chamical a la ciudad Capital de La Rioja. En ese trayecto fueron sorprendidos por una balacera. El vehículo donde se trasladaban Angelelli y Pinto dio un vuelco, causándole la muerte al Obispo, y dejando al Padre Pinto gravemente herido.

Pinto recordó a Angelelli como un hombre tozudo y decidido. “Angelelli no era un hombre fácil, y no se hubiese bajado. A Angelelli lo bajaron”, dijo refiriéndose a las amenazas que el Obispo recibió y al “mensaje” político y social que significó el asesinato de Gabriel, Carlos y Wenceslao previos al asesinato de Monseñor Angelelli.

Pinto recordó también una emblemática frase del «Pastor con olor a Oveja»: “Vivimos pensando en qué diría Angelelli hoy. Hoy Angelelli diría que hay que tener un oído puesto en el Evangelio, pero otro oído puesto en el Pueblo”. Lo dijo ante la mirada inmutable de la vicepresidenta, Gabriela Michetti, quien recibió duras críticas por participar de la celebración mientras pertenece a un gobierno que aplica y  justifica medidas que oprimen a los más pobres.

Más Noticias