Viernes 22 de Abril del 2016 - Misiones

La Alegría no llegó a los yerbatales

La producción de la yerba mate esta paralizada por haberse fijado el precio del kilo de hoja verde por debajo de los costos. Tras varias jornadas de protesta, ayer productores y ministerio de Agroindustria arribaron a un acuerdo, pero mantendrán bloqueados los accesos a los secaderos hasta que se concrete. El lunes marchan a Buenos Aires.

Escuchar el reporte completo de Julio Moyano, de Radio el Libertador de Posadas, Misiones, para el Informativo FARCO

por Julio Moyano

La producción de la yerba mate esta paralizada a raíz de medidas equivocadas adoptadas por el gobierno nacional al fijar el precio del kilo de hoja verde por debajo de los costos. Esto provocó la indignación de los productores y desnudó el desconocimiento de los funcionarios nacionales sobre los manejos del sector.

La indignación entre los productores yerbateros fue en aumento a medida que transcurrían los días y las señales que venían desde el Ministerio de Agroindustria denotaban la impericia de los actuales funcionarios en el área.

Desde la creación del Instituto Nacional de la Yerba Mate en el año 2002 la cadena de producción discute el costo de la hoja de yerba mate dos veces al año, ya que son dos las zafras.

En el Instituto están representados todos los eslabones de la cadena de producción y son ellos los que discuten el precio de la materia prima. Para ello debe haber consenso. En caso de que no lo hubiera, el gobierno nacional debe laudar el valor de la yerba.

Han sido pocas las oportunidades en que el precio salió por consenso, pero lo ocurrido en estos días fue lamentable. Las autoridades del Ministerio de Agroindustria determinaron que el precio de la hoja verde fuese de $4,80, muy por debajo del precio de costo que calculó el Instituto de la Yerba: $5,17.

Los productores pusieron el grito en el cielo ante tamaña desprolijidad, ya que por ley esta prohibido laudar por debajo de los precios de costo.

La primera reacción fue reunirse en asamblea en la localidad de San Pedro para tomar medidas. El miércoles pasado la senadora Sandra Giménez describió la situación en el Congreso Nacional durante la reunión de la Comisión de Trabajo y Previsión Social y le pidió al macrista senador Federico Pinedo que “articule como presidente provisional, que yo voté como presidente provisional, con el Ministro de Agricultura de la Nación, y eleven ese laudo mañana a $5,20 ¡Mire lo que le estoy pidiendo, 40 centavos! ¡En eso nos han convertido ustedes, en mendigos! No en trabajadores, en mendigos” y acusó al gobierno nacional de tomar la “decisión política de no sostener el desarrollo de la producción yerbatera de mi provincia”.

En la misma jornada del miércoles, el gobernador misionero, Hugo Passalacqua viajo a Buenos Aires y se entrevistó con Ricardo Buryaile, el Ministro del sector y el secretario de Agricultura, Ricardo Negri, para ponerlos al tanto de la difícil situación que vive el sector yerbatero.

Es que a raíz de las políticas adoptadas por el Banco Central que subió las tasas de interés a las nubes provocó mas zozobra a los secaderos y cooperativas que no están en condiciones de conseguir crédito en los bancos y a eso se le suma que los molinos adoptaron la modalidad de pagar con cheques a largos plazos que van de los 150 a 300 días después de entregada la producción. De allí a la quiebra hay un corto trecho.

Passalacqua logró la promesa de conseguir aportes para crear un fondo de garantía para aquellos productores que no califican en las entidades financieras. Una parte pondrá la provincia y otra porción la nación.

A las cuatro de la mañana de este jueves un centenar de productores y tareferos provenientes desde distintos puntos de la provincia montaron un campamento frente a la sede del INYM en Posadas esperando novedades.

Durante nueve horas debatieron los directores del Instituto de la Yerba Mate y lograron ponerse de acuerdo en que el próximo lunes marchan hacia Buenos Aires

Hugo Sand, de la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones adelantó lo acordado. Más allá de mantenerse en estado de alerta y movilización se logró que “el INYM fije una nueva sesión de precios, que Nación revea el laudo, se contemple que el precio sea de contado y depositado en una caja de ahorro para que no existan algunas formas de engaño hacia los productores”

También se logró que se articulen medidas para que el costo laboral, se calcule antes de la fijación de precios. Los trabajadores de la zafra son históricamente los postergados de la cadena productiva.

Mientras tanto no se va a permitir que ingrese yerba a los secaderos, para lo que se van a bloquear los accesos sin necesidad de cortar las rutas. La desconfianza ganó en los yerbatales. Ya casi nadie cree en las promesas de Mauricio Macri y su proyecto de lograr la pobreza cero. Al contrario, en tan solo cuatro meses la multiplicó. Muchos ya están del lado de los desencantados de “la revolución de la alegría” que fue solo promesa y triste es la realidad que hoy se impone, casi tan parecida a la de los años ’90.

Más Noticias