Viernes 10 de Agosto del 2018 - Buenos Aires

Informe de la CPM sobre cárceles bonaerenses: “Son depósitos humanos, no para rehabilitar”

La principal denuncia es la superpoblación carcelaria y las condiciones de infraestructura. Además reclaman políticas públicas para revertir la situación y para la reinserción social de los detenidos y detenidas.

Escuchar/Descargar el reporte de Corina Duarte, desde Radio Estación Sur

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) de la provincia de Buenos Aires presentó el  Informe Anual del Sistema de la Crueldad XII sobre lugares de encierro, políticas de seguridad y niñez en la provincia.

Los datos alarmantes una vez más tienen que ver con la prisionización de los sectores populares. La mayoría de los detenidos son “jóvenes, morochos y pobres”, manifestó Roberto Cipriano, secretario de la CPM. Otro dato importante es que en la actualidad hay 45 mil detenidos en las cárceles bonaerenses, cifra que bate el récord que había dejado el ex gobernador Carlos Rucauff.

“El discurso de la provincia es un discurso falaz. Dicen que están haciendo una gran transformación en el sistema penitenciario, en la policía y eso no es cierto. Lo que están haciendo es profundizar un modelo que no es nuevo en la provincia, que son las políticas de mano dura, de sobreencarcelamiento”, describió Cipriano en declaraciones a Radio Estación Sur.

Adolfo Pérez Esquivel también expresó su preocupación y criticó la política penitenciaria y de seguridad de la gobernadora María Eugenia Vidal.La cárcel es un deposito humano no es para rehabilitar a nadie”, denunció el referente de derechos humanos.

“Reclamamos políticas publicas del gobierno para revertir esta situación. No es cuestión de mayor represión, mayor control social porque esto no resuelve el problema. Al contrario, lo agrava“, agregó. También se refirió al reciente anuncio de la gobernadora Vidal de la incorporación de 12 mil nuevos policías a la seguridad: “Esos fondos deberían ser destinados a la solución de los problemas sociales”.

El informe señala además la preocupante situación que se da no sólo en las cárceles sino también en las comisarias, donde la capacidad de población se encuentra triplicada. También que el dinero que se destina por cada detenido no se ve reflejado en ninguna política que contenga la salida de los lugares de encierro.

Más Noticias