Sábado 20 de Abril del 2019 - La Pampa

Explotó el fútbol femenino en La Pampa

“Cada vez somos más y estamos ahora justo empezando lo que es la liga provincial", señaló una de las organizadoras, Yessi Forestier.

Escuchar/descargar el Expreso de Radio Kermes de La Pampa.

El fútbol es, cada día más, una cosa de mujeres. En La Pampa la actividad explotó, en un contexto en que a nivel nacional se reconoce por primera vez la posibilidad de profesionalizar al sector, a partir de la lucha que encontró en Macarena Sánchez su cara visible, pero que representa a miles de futbolistas de todo el país.

En nuestra provincia, como explica en Radio Kermés Yessi Forestier –una de las organizadoras de la actividad- el gran salto se produjo cuando desde la disputa barrial se logró interesar al Estado.

“Cada vez somos más y estamos ahora justo empezando lo que es la liga provincial. Vamos a empezar a mediados de abril y la idea es hacer la liga provincial que abarcaría cuatro zonas. a nosotras nos toca de lleno la organización de la zona 1, que es Santa Rosa, Toay, Anguil y Macachín, donde estamos viendo si se puede formar otro grupo”, detalló.

En 2018 se llegaron a conformar 36 equipos y este año serían 40. “Tenemos posibilidades de ser la quinta liga a nivel nacional con mayor convocatoria en liga femenina de futbol en el país. Eso nos llena le pecho a todas”, destacó Forestier.

Llegar a este punto de cierta masividad no fue sencillo. La lucha de las pioneras del fútbol femenino lleva décadas. Y es también una cotidiana pelea contra el patriarcado.

Bien lo sabe Telby Vera, directora técnica y dirigente de Belgrano, uno de los clubes populares de la capital pampeana. “En marzo me llamaron para trabajar en Belgrano y en agosto entré como parte de la comisión. Con otras comisiones no habíamos logrado poder dar futbol femenino porque siempre hubo una postura muy machista. Desde que te daban las peores pelotas y el peor lugar para jugar”, dijo y remarcó: “Me parece que estamos en una etapa donde la mujer se reveló. Entonces la mujer tiene su espacio y lo va a utilizar”.

A la hora de entrenar, Telby también marcó diferencias entre hombres y mujeres. “Si el hombre tiene que ir a jugar un turno de futbol, agarra sus cosas y se va. La mujer para entrenar, en cambio, tiene que organizar los chicos, la comida, la ropa. Eso tiene que dejar de pasar, porque el espacio lo tenemos que hacer nosotras”, expresó.

Antonela Chico es una joven docente, pero prefiere que le digan futbolista, que es lo que de chica quiso ser. Por eso mismo señala la importancia de ocuparse del semillero.

“Mi abuelo, Carlos Sombra, era futbolista. Jugaba en el club argentino. Yo, que fui su primera nieta, ya nací con la pelota y el triciclo. La verdad es que mis padres, ninguno de los dos, tiene idea de lo que es una pelota por eso digo que lo heredé de mi abuelo. Lo mismo nunca me prohibieron nada. Siempre hice lo que me gustó. Siempre jugué a la pelota, ya desde chiquita en el barrio. Jugaba con los varones en la calle de tierra del barrio”, dijo y añadió que arrancó a jugar fútbol femenino desde hace 18 años cuando comenzaron los entrenamientos en el Estadio Municipal.

“Esto recién empieza y hay que apuntar a las que vienen de abajo”, consideró.

Marcela Castro, directora técnica y otra de las pioneras de la actividad, llama a no perder la oportunidad y a sostener el esfuerzo y las políticas públicas que potencien la inclusión.

“A nosotras que estamos y que queremos crecer, nos ayuda un montón. Nosotras no teníamos esos espacios: una cancha buena, un vestuario”, manifestó. En el mismo sentido, otra futbolista, Noelia Cerda, redondea con entusiasmo el momento que viven las mujeres y llama a aprovechar el momento. “Las chicas que practican este deporte, aprovechen el momento. Se están abriendo un montón de puertas”, destacó.

Escuchá/descarga el Expreso FARCO completo.

Más Noticias