Jueves 09 de Mayo del 2019 - Nacionales

Día Nacional contra la Violencia Institucional: “queremos vivir en un país libre y soberano”

En el Día Internacional contra la Violencia Institucional familiares de víctimas y organizaciones se manifestaron en Plaza de Mayo y otros puntos del país.

«Tengo sentimientos encontrados. Primero emoción por este recordatorio en memoria de nuestros hijos, nuestras víctimas, y también mucho dolor por lo que está sucediendo hoy en Argentina, donde no se respetan los derechos y se cargan la vida a diario de los pibes, donde se cargan a diario a los trabajadores, a las protestas sociales», dijo desde Plaza de Mayo, Liliana Saavedra, mamá de Ramón Santillán, un joven trabajador y estudiante víctima del gatillo fácil en el año 1999.

En declaraciones a Radio Gráfica, la mujer dijo que esta convocatoria es «para decir basta» y que «no queremos más que se implemente el gatillo fácil en Argentina». Además repudiaron la resolución del Ministerio de Seguridad que reglamenta la utilización de pistolas Taser (armas electrónicas no letales) a las fuerzas de seguridad federales. «Queremos vivir en un país libre y soberano donde nuestros hijos puedan  salir con tranquilidad a estudiar, a trabajar, a divertirse, pero que sea en paz», expresó.

Durante la manifestación señalaron que «no sólo las balas matan» y apuntaron contra las políticas que implementa el gobierno nacional.

En la ciudad de Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut, también se hicieron oír los familiares en el Día de la Lucha contra la Violencia Institucional. Marcela Soto, mamá de Hernán Soto, un niño desaparecido hace más de 23 años, expresó a FM Del Chenque que «de parte del Estado sigue habiendo un total desamparo, no cumple las expectativas que tenemos» y consideró que este no accionar también es violencia institucional.

El Día Nacional de Lucha Contra la Violencia Insitucional está instuido en la Ley 26.811, sancionada entre noviembre del 2012 y enero de 2013, y hace referencia al hecho que se conoció como Masacre de Budge. El 8 de mayo de 1987, tres jóvenes del barrio Ingeniero Budge, de la provincia de Buenos Aires, Oscar Arades, Roberto Argarañaz y Agustín Olivera, fueron asesinados por efectivos de la Policía Bonaerense. Desde ese momento, familiares y vecinos se organizaron para pedir justicia por estas víctimas de lo que luego se llamaría gatillo fácil.

 

 

Más Noticias