Miercoles 10 de Junio del 2015 - Trelew

Denuncian maniobras dilatorias en el juicio contra policías por el crimen de Julián Antillanca

El caso es emblemático en la provincia de Chubut en materia de violación de derechos humanos, violencia policial e impunidad. Mariella Flores Torres, integrante de la Comisión contra la Impunidad y por la Justicia, manifestó su preocupación por esta situación.

Escuchá el reporte de Pablo Galperín desde Radio Kalewche.

Se está desarrollando en los tribunales de Trelew el segundo juicio oral y público por el asesinato de Julián Antillanca, ocurrido en el 2010. Se trata de una nueva instancia judicial luego de que el Superior Tibunal de Justicia de Chubut revocara el fallo que en el 2012 absolvió por falta de pruebas a los policías imputados.

El tribunal a cargo está integrado por los jueces Adrián Barrios, Daría Arguiano y Marcelo Nieto De Biase.

Los policías imputados por el asesinato son Martín Solis, Jorge Abraham, Laura Córdoba y la oficial Paula Morales, contra quienes pesa la acusación por delito de homicidio agravado. Por el delito de encubrimiento agravado están acusados Carlos Sandoval, Analía Di Gregorio, Mario Bascuñán, Valeria Zabala y Gabriela Bidera; mientras que contra el oficial Diego Rey pesa el cargo de privación ilegal de la libertad.

El caso es emblemático en la provincia de Chubut en materia de violación de derechos humanos, violencia policial e impunidad.

Familiares de Julián y organizaciones de derechos humanos manifestaron su preocupación en este nuevo juicio por distintas maniobras dilatorias por parte de la defensa y cuestionaron la arbitrariedad en los controles para ingresar a las audiencias.

Así lo explicó Mariella Flores Torres, integrante de la Comisión contra la Impunidad y por la Justicia: “en estos casos se garantiza la presencia de los imputados bajo la figura de prisión preventiva. Si la imputada Bidera hubiera estado bajo prisión preventiva se habría garantizado su presencia aquí, esto no ocurrió y lo que hace es dilatar los tiempos. Es muy evidente que esto parte de una estrategia de la defensa”.

El crimen ocurrió en la madrugada del 5 de septiembre de 2010. Según la declaración de testigos, Julián, de 20 años de edad, fue interceptado por la policía y fue golpeado brutalmente. Los uniformados subieron el cuerpo en el patrullero y, posteriormente, lo arrojaron a la vía pública.

Escuchá la nota completa de Mariella Flores Torres

Más Noticias