Martes 25 de Junio del 2019 - Concepción del Uruguay

Continúa la batalla judicial por una escuela rural fumigada en Concepción del Uruguay

La causa será tratada por el Superior Tribunal de Justicia de la provincia por una impugnación que presentaron los abogados de las tres personas que fueron condenadas a un año y tres meses de prisión por el delito de contaminación ambiental.

Escuchar/Descargar el reporte de Pablo Russo, desde Radio Barriletes

La causa de la maestra fumigada con sus alumnos en una escuela de Santa Anita, en el departamento de Concepción del Uruguay, en diciembre de 2014, ahora será tratada por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos. La disputa legal llegó a esa instancia por una impugnación extraordinaria presentada por la defensa de los tres condenados.

José Mario Honecker, titular del campo lindante a la escuela; Erminio Bernardo Rodríguez, presidente de la firma Aero Litoral SA; y el piloto que fumigó el campo, César Martín Visconti, fueron condenados por el Tribunal de Juicio de Concepción del Uruguay el 3 de octubre de 2017. La sentencia establecía un año y seis meses de prisión de cumplimiento condicional por los delitos de lesiones leves culposas en concurso ideal con contaminación ambiental. El abogado defensor, Eduardo Casas, argumentó que “el único médico que revisó a la maestra y a los cuatro chicos no dijo que hubo alteraciones en la salud».

En diálogo con Radio Barriletes, Mariela Leiva, la maestra que impulsó las querellas, recordó las instancias de recolección de pruebas: «El fiscal que actuaba en la causa libró un oficio donde se recolectaron enseguida, agua y hojas en el patio de la escuela. También fue el fiscal que libró el oficio para que se nos extrajera sangre y muestras de orina. Dice en el expediente, que cuando se abrieron los dispositivos que contenían las muestras, se liberaron sustancias urticantes que produjeron ardor y picazón. Enseguida se cerraron las bolsas que contenían las muestras y tuvieron que abrirlas en laboratorio».

Leiva, que de víctima pasó a la acción y comenzó a militar la problemática socioambiental en la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (AGMER), compartió los objetivos que impulsan actualmente desde el sindicato docente:  «Tenemos como objetivo una ley, un protocolo de actuación, un futuro análisis de agua de las escuelas rurales y seguir militando, acompañando a los docentes de las escuelas que no se animan por algún motivo y por distintas presiones, incluso de los mismos padres de los chicos, a hacer las denuncias». 

«Seguimos trabajando por la vida y los derechos de los docentes a ejercer su trabajo en un ambiente sano y por sobre todas las cosas los derechos del niño a educarse en un ambiente sano. El Estado le debe garantizar la salubridad y la seguridad en las escuelas rurales», expresó.

 

Más Noticias