Lunes 02 de Julio del 2018 - Corrientes

Comenzó el juicio por delitos de lesa humanidad que involucra a la yerbatera Las Marías

Hoy comenzó el juicio oral por crímenes de lesa humanidad en Virasoro, que involucra a “Las Marías”, principal empresa yerbatera del mundo, propiedad de la familia Navajas Artaza.

Escuchar/Descargar la entrevista completa

Este lunes el Tribunal Oral Federal de Corrientes compuesto por los jueces Lucrecia Rojas de Badaró, Víctor Alonso y Fermín Ceroleni se trasladará hasta la casa del Bicentenario en la localidad de Virasoro para dar inicio al debate oral en la causa que investiga la desaparición forzada de Marcelo Peralta, delegado de FATRE, que trabajaba para Las Marías en los campos del Héctor Torres Queirel, ex interventor militar de la localidad.

En declaraciones a Informativo FARCO, Hilda Presman, de la Red de Derechos Humanos de Corrientes, sostuvo que “desde el año 2008 fue garantizada la impunidad” y recordó: “Veinte jueces se fueron apartando de la causa por razones de amistad, de parentesco o de conocimiento del empresario Adolfo Navajas Artaza, que había sido imputado en la causa. El juez numero 21 cuando toma el caso lo primero que hace, sin haber tomado declaración indagatoria, es sobreseer a Navajas Artaza, único sobreviviente de la familia”.

Tras años de demora y después de sortear una infinidad de obstáculos y dilaciones, la causa llega con un solo imputado, Torres Queirel. “En el transcurso de estos años la mayoría de los militares de alto rango con responsabilidad en haber sido brazo ejecutor de esta política persecutoria de la empresa también han fallecido o han sido retirado de la causa. Llegamos hoy a un juicio donde hay un único imputado, que es Héctor Torres Queirel, ex intendente de facto de Virasoro y propietario del campo María Leida, donde fue secuestrado y presuntamente muerto un trabajador rural, delegado de FATRE, Marcelo Peralta” relató Presman.

A pesar de que en el juicio no estará el dueño de Las Marías ni los militares que cometieron los delitos, los familiares y sobrevivientes ven como muy importante que se pueda ventilar en un juicio oral y público la responsabilidad de la empresa en las desapariciones forzadas de sus trabajadores. “Este juicio va a permitir que las víctimas puedan testimoniar, que esto quede registrado en la sentencia del tribunal oral, y seguir trabajando y militando a futuro por la responsabilidad empresarial que es la razón de ser de la búsqueda rigurosa de la verdad de los hechos. Tomamos este juicio como un puntapié, la apertura de una instancia que todavía tiene mucho camino por recorrer“, explicó la integrante de la Red de Derechos Humanos de Corrientes.

Más Noticias