Domingo 08 de Septiembre del 2019 - Mendoza

Basta de gatillo fácil: un reclamo que perdura en el tiempo

En este Expreso FARCO, Radio Cuyum nos acerca las voces de las familias víctimas de gatillo fácil en Mendoza. Una política que no para y crece.

Escuchar/descargar el Expreso FARCO de FM Cuyum de Godoy Cruz, Mendoza.

“La Fuerza de la ley, mientras actúen con fuerza de la ley tiene que ser respaldada. Y lo que hace Patricia Bullrich es lo que quiere la inmensa mayoría de los argentinos. Pasó con Chocobar, pasó con Santiago Maldonado, pasó con el policía que le pega una patada en vez de tirarle un tiro a un hombre que tenía dos cuchillos, un cuchillo y un destornillador y que si no hacía lo que hacía ese policía en una de esas mataba a alguien”, dijo Enrique Tomas, ex legislador nacional y actual funcionario del Ministerio de Inseguridad de la nación que comanda Patricia Bullrich.

En la provincia de Mendoza, al igual que en el resto del país, se sufre el desproporcionado abuso de las fuerzas de seguridad, que, con el pretexto de bajar los niveles del delito, reprime a personas inocentes y en muchos casos les quita la vida.

Andrés García Campoy, era un joven estudiante de Higiene y seguridad. Circulaba con su auto en una ruta del departamento de Luján de Cuyo y se encontró con un control de gendarmería. Su madre Mónica recuerda aquel momento. “Yo no puedo entender todavía Andy llevaba toda la documentación al día, llevaba los papeles del auto, llevaba el seguro, lo paran y termina, misteriosamente, con un tiro atrás en la nuca, donde después sale que Andy se había suicidado”. Los gendarmes se llaman Maximiliano Alfonso Cruz y Corazón de Jesús Velásquez. Estuvieron imputados como homicidio agravado y el juez Walter Bento los dejó en libertad.

Elsa Navarro, mamá de Willy Gil contó a Radio Cuyum cómo la policía se llevó a su hijo detenido, en vez de llevarlo al hospital, porque sufría una emergencia por su adicción. Terminó muerto en la comisaría: “Y ellos en vez de llevarlo al hospital, porque si un chico con adicción tiene que llevarlo al hospital, una semana antes le paso lo mismo ahí actuaron bien los policías y lo llevaron al Perrupato, al hospital Perrupato de San Martín; Lo atendieron lo desintoxicaron y me lo dieron, al sábado siguiente le vuelve a pasar exactamente lo mismo, donde los policías lo subieron al móvil, a mí me avisan, yo vivía en otra casa, me avisan de inmediato llego a mi casa y a él lo habían subido en el móvil, yo le pedía por favor llévenlo al Perrupato, llévenlo al hospital, no me dijeron nada, dieron la vuelta en el móvil y se fueron, lo llevaron a la comisaría de Junín, y ahí me lo mataron a golpes”.

A Leonardo Rodríguez la policía de Mendoza lo detuvo por averiguación de antecedentes y después anunciaron que se había suicidado. “Mis hijas fueron a la 27 porque decían que estaba ahí y cuando llegaron a la 27 le habían dicho que se había matado; fueron a avisarme a las 12 del día las chicas y me enteré ahí que lo habían matado a Leonardo y le digo como se va a matar si él les tenía miedo a las agujas, le tenía miedo a todo, ha sido un chico buenísimo, él trataba de colaborar con toda la gente con chicos, grandes, jóvenes”, relató Marilú, su mamá.

Lucas Carrasco, fue un joven que asistió a ver un partido de fútbol. A la salida se encontró con un policía que le dispara a quema ropa con su arma de gases lacrimógenos y lo hiere de muerte. En el juicio, el juez José Valerio, no asistió al día indicado para la presentación de pruebas, avisó que estaba enfermo. Al no haber pruebas el acusado quedó libre. Lo peor es que ese día, al magistrado se lo vio en la facultad de derecho dando clases. Utilizó el parte de enfermo para favorecer al asesino. Después de esto el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, lo propuso para ocupar un lugar en la corte suprema de la provincia, puesto que ejerce actualmente.

La madre de Lucas, deprimida por esta situación, se quitó la vida. Sabrina, su hermana, continúa pidiendo justicia: “Lamentablemente en mi casa faltan dos platos de comida, y eso se siente, se siente todo el tiempo, no se hizo nada, la justicia decidió dejar absuelto a un asesino, ahora vamos a tener caminando por las calles de Mendoza a otro asesino, portando placa y arma porque no puede portar durante 7 años, pero sabemos que después si lo va hacer como muchos policías que han matado y que han asesinado y que no les tiembla el pulso y que lo van a volver a hacer”.

Son demasiados los casos que lamentar. Los familiares de las víctimas se han dado cuenta que individualmente no van a conseguir mucho. Por eso se han organizado y pelean unidos para que esta locura que tienen los uniformados de gatillar, termine.

Escuchar/Descargar el Expreso FARCO

Más Noticias