Lunes 18 de Septiembre del 2017 - La Plata

A 11 años de la segunda desaparición de Jorge Julio López

López desapareció por segunda vez en democracia, el 18 de septiembre de 2006. Anteriormente había declarado contra el represor Miguel Etchecolatz. Testimonios de la transmisión especial de Radio Futura.

Jorge Julio López fue secuestrado y desaparecido por primera vez durante la última dictadura militar. Fue testigo en el juicio en el que se condenó por primera vez al represor Miguel Osvaldo Etchecolatz por delitos de lesa humanidad, en el año 2006.

López está desaparecido desde el 18 de septiembre de ese año, un día antes que se dictara la sentencia condenatoria contra Etchecolatz. Hasta el día de hoy, no hay respuestas de lo que pasó.

Radio Futura, como hace varios años, realizó una vigilia sonora en el aniversario de su segunda desaparición, por la que pasaron referentes de derechos humanos, abogados, escritores, periodistas y artistas.

Durante la transmisión, Nilda Eloy, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, dijo que es un año reiterativo porque “las cosas que pasaron en 11 años en los que exigimos la aparición con vida de Julio López se ha vuelto a repetir en este mes y dias con la desaparición de Santiago Maldonado”.

“La única diferencia entre los dos casos en una sola palabra: Lopez es desaparecido, y Maldonado es detenido desaparecido”, explicó y agregó que “las acciones de los gobiernos fue la misma: Primero el negacionismo; después trataron de ensuciarlos tanto a Jorge como a Santiago; después la aparición de cuerpos que no eran los de ellos; este año fue volver a transitar paso por paso el dolor”.

También destacó que “la reacción del pueblo fue igual, enorme, con miles de personas a la calle”.

Emilce Moler, ex detenida desaparecida, una de las víctimas de lo que se conoció como “La Noche de los lápices” recordó que por esos años la noticia de la desaparición de López “me tomó absolutamente desprevenida, no me podía entrar en la cabeza que alguien vuelva a desaparecer. En ese momento, los testigos no teníamos protección ni queríamos tener protección del Estado”.

Moler dijo que en el caso Maldonado “no hay dudas de que es una desaparición forzada en el marco de una protesta social, en cambio en el caso de Julio López podemos tener algunos indicios, pero no sabemos aun hoy, qué fue lo que pasó”. La militante agregó que esta nueva desaparición “es una herida que se remueve”.

El ex juez federal de La Plata, Carlos Rozanski, recordó que “fue Adriana Calvo, con las abogadas Miriam Bregman y Guadalupe Godoy, quiénes primero pidieron que se demoren los alegatos por unos minutos, y después la que dijo que “López desapareció”, justo cuando se terminaba el primer juicio en el que fue condenado Etchecolatz.”

También mencionó que en el año 2006 “era impensable que hubiera un hecho violento de este tipo, el juicio se llevó adelante gracias a un piso social que lo reclamó durante más de treinta años”.

El Fiscal Felix Crous, titular de la Procuvin, dijo que la causa por la desaparición de López “sigue activa, hay pistas sobre las que se trabaja, aunque sigue habiendo una dificultad para conformar equipos de investigación sustentables en el tiempo”.

“Han pasado 11 años y el Estado no ha tenido capacidad para averiguar que pasó, sea porque se trató de un hecho estatal o paraestatal con residuos de la represión, con una estela del estado terrorista”, señaló.

La periodista Ana Cacopardo, apuntó que “sabemos que es una causa que naufragó porque la principal fuerza sospechada era la que estuvo a cargo de esta causa, es decir la bonaerense”. La periodista añadió que “este contexto de impunidad se repite hoy en la investigación por la desaparición de Maldonado, volvemos a tener esta sensación de deja vú”.

Cacopardo destacó que “el movimiento de derechos humanos en Argentina sigue sintetizando una agenda de valores, que en cada contexto ha ido cambiando. Los jóvenes han encontrado un sentido propio a esas banderas históricas. Entonces, el movimiento de ddhh tiene una vitalidad que hace que estas prácticas no se naturalicen.”

Guadalupe Godoy, abogada querellante, contó que “siempre tengo el recuerdo de llegar a la municipalidad y que Nilda (Eloy) dijera que no estaba López y en ese momento, me acuerdo que todos decíamos que podían ser mil cosas, pero un poco sabíamos que era”.

Godoy recordó que “tuvimos que pelear tres meses para que dejara de ser una causa provincial, es decir, los primeros tres meses fue simplemente ‘averiguación de paradero'” y agregó que tenían una traba para investigar dentro de la justicia federal: “el titular del Ministerio Público Federal estaba diciendo que no había elementos para considerar que tuviera que ser materia federal por estar relacionado con los juicios”.

Esta tarde se realizará una nueva marcha por las calles de La Plata para reclamar la aparición de López.

Ir a la nota completa

Más Noticias